Tiankeng o Gran Depresión de Houping

Tiankeng de Houping

Houping Tiankeng, también conocida como la Gran Depresión de Houping se encuentra en la ciudad de Houping, a 88 kilómetros del Condado de Wulong en la provincia de Hunan. Esta es la primera depresión de este tipo que se haya descubierto tanto en China como en todo el mundo, por lo que es una maravilla de este país.

Los tiankengs son una depresión de karst o simplemente un hoyo, que mide por lo menos cien metros de profundidad y de diámetro. Basándose en las causas de la formación, los tiankengs pueden ser divididos en dos tipos: los tiankengs colapsados y los tiankengs erosionados. Los tiankengs de colapso son muy comunes mientras que los causados por erosión son bastante extraños. El de Houping es el mejor ejemplo de una de estas depresiones causadas por erosión.

El tiankeng de Houping se ha desarrollado sobre la piedra caliza soluble por lo que es un ecosistema de karst, que consiste de depresiones, cavernas subterráneas, desfiladeros y pozos, todo lo que demuestra las varias etapas de la evolución de este terreno.

Cubriendo un área total de 150.000 metros cuadrados, el Tiankeng de Houping está compuesto principalmente por tiankengs más pequeños. Localizados en un bosque primitivo, los cinco tiankengs preservan bien las formas de los terrenos del karst que es de piedras gastadas por los químicos naturales.

Estos tiankengs cilíndricos son inmensos, midiendo cerca de 300 metros tanto en diámetro como en profundidad. En el fondo de estos lugares se encuentran grandes y espaciosas cuevas subterráneas, en donde se pueden encontrar otros tiankengs. Entre estas cinco depresiones que allí se encuentran, la más típica es la Qingkou.

Qingkou tiene características morfológicas integradas, mostrando una evidencia muy interesante sobre evolución geológica. Su parte de arriba tiene una forma ovalada y tiene una profundidad de cerca de trescientos metros. Cuando se ve desde arriba, esta depresión parece ser sin límites e inmensurable. En una visión desde la parte de abajo de este tiankeng, sus paredes empinadas se extienden hacia la bóveda celestial. Las nubes blancas flotantes que se ven desde allí junto al cielo azul, hace que los visitantes se escapen de las trivialidades terrenales.

El Tiankeng de Houping, que tiene tantas maravillas de la naturaleza que no se encuentran en otros lugares del planeta, no sólo es una atracción turística, sino que es un lugar ideal aquellos que quieran estudiar la evolución geológica. Por eso exploradores tanto del país como del extranjero han sido atraídos a este lugar.

Foto Vía: Speleogenesis

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Parques Naturales



Deja tu comentario