Normas de etiqueta en una comida formal china

Mesa de comida china

China es un país con unas costumbres y tradiciones muy arraigadas. La satisfacción del huésped o el comensal es esencial para el que homenajea con una comida o cede su casa, y por ello siguen unas normas de etiqueta que, aunque nos puedan parecer extrañas, hemos de saber guardar, dentro de la medida de lo posible, en caso de que nos inviten.

Generalmente el invitado suele sentarse en el centro de la mesa, siempre de cara a la puerta, con el anfitrión a su izquierda (aunque antiguamente debía sentarse enfrente, y aún se hace así en ciertas partes de China). La puntualidad es un requisito importante para los chinos del mismo modo que el hecho de no comenzar sin antes tener el permiso del anfitrión que será quien dé el visto bueno para comenzar el festín.

Probablemente, para los que venimos de una cultura occidental, algunos platos nos chocarán, pero ¡cuidado! porque pueden tomar como un insulto el rechazar algún plato. Siempre hay que probarlo todo aún cuando no los termines, aunque lo que nos pongan por delante atente a todos nuestros escrúpulos, y os aseguro que podemos encontrarnos con ciertos platos que bueno… a más de uno podría revolverle el estómago. Tampoco hay que dejar el cuenco totalmente limpio porque eso atentaría contra la disponibilidad económica del anfitrión.

Las comidas formales suelen comenzar con un brindis en el que tu copa siempre debe quedar un poco más abajo que la de las personas de mayor edad y rango. El anfitrión es el que sirve y siempre empezará por el invitado, al que pondrá en su plato los mejores trozos de comida. Lo normal es que te encuentres con los clásico palillos chinos en la mesa, y es que Confucio ya decía que el poner cuchillos sobre el lugar en el que se va a comer es de poco civilizados. No obstante, por respeto a tu propia cultura, tampoco te dirán nada si pides cubiertos.

Comida china

Los modales en la mesa son bastante distintos a los nuestros. Por ejemplo, si te sirven sopa puede que estén esperando a que sorbas la sopa, ya que el sorberla es síntoma de que te gusta la comida. Cuando lo que te sirven es un cuenco de arroz, lo habitual es que en vez de acercar el cuerpo al plato, sea el cuenco el que subas hasta tu boca. Tampoco tienen problemas en que pases los brazos por delante de otro comensal si quieres coger algo de la mesa, pero eso sí, procura no pinchar jamás nada con los palillos, y menos aún verticalmente porque eso se considera en la cultura china como una ofrenda a los muertos.

Al acabar, los palillos debes dejarlos sobre la mesa, no sobre el plato, o bien en un apoyadero que ponen a veces, y recuerda que nunca debes chuparte los dedos ni sacarte cosas o migajas de la boca (bueno, en eso estamos igual), pero eso sí, puedes escupirlos sobre el plato o en la servilleta. Si utilizas un mondadientes nunca te tapes la boca para limpiarte los dientes con la otra mano. Hazlo al descubierto, sin ocultarlo.

Tras la comida te traerán toallas calientes de cuya pila tienes que coger una para limpiarte, pero recuerda que no puedes levantarte de la mesa hasta que el anfitrión dé por acabada la comida y te haya preguntado si te gustó.

Una costumbre muy habitual entre los occidentales es, a veces, ofrecerse a pagar. En China no se acepta demasiado bien, pero si lo haces, hazlo sólo una vez, porque ofrecerte una segunda vez sería dudar de la capacidad económica de quien te invita.

 Te chino

Una última tradición china en las comidas formales es que te pongan junto con la comida. Debes tener en cuenta que en aquel país la buena educación marca que la taza esté siempre llena. Cada vez que te la llenan, lo normal es golpear la mesa con los dedos índice y corazón juntos, tradición que se remonta a una época en que cierto emperador chino que intentaba pasar desapercibido sirvió a sus comensales el té. Éstos, para no descubrirlo ante los demás, le hicieron esa señal de reverencia.

Y unas últimas recomendaciones: en una comida a la que estés invitado evita siempre los temas de conversación sensibles. Si te aplauden al entrar, debes devolver el aplauso y si brindan por ti con un mensaje de bienvenida, deberás brindar tú por ellos y dar tu pequeño discurso también.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cultura China, Gastronomia China



Comentarios (7)

  1. Humberto dice:

    Es divertido y paradójico que, viviendo en China, a veces aprendo más sobre la cultura china en vuestra web que entre ellos.

    ¡Gracias!

  2. Javier dice:

    Buenas, Humberto:

    Bueno, me alegro de que te sea útil la web. Curiosamente siempre sucede eso, que lo que tenemos más cerca dejamos de verlo y conocemos lo más lejano. ¿Cuántas veces ocurre que los monumentos de nuestra ciudad no los visitamos y luego vamos a otra y los vemos todos?

    Saludos

Deja tu comentario