Chongqing: a la sombra de las Tres Gargantas

Chongqing

Colgada sobre los acantilados que rodean la confluencia de los ríos JialingYangtse, Chongqing ostenta desde 1997 el privilegio de ser, junto a  BeijingShangai y Tianjin, una de las cuatro municipalidades del gigante asiático con un estatus equiparable al de las provincias chinas.

Aunque su acervo histórico no es comparable al de estas tres urbes, lo cierto es que la construcción de la mayor obra de ingeniería del país —la presa de las Tres Gargantas, iniciada en 1993 e inaugurada el 30 de octubre del 2009— le ha otorgado un lugar preeminente en la historia reciente del Imperio del Centro.

De hecho, Chongqing ha pasado a acoger en los últimos años buena parte de los dos millones de personas que tuvieron que ser realojadas por culpa del proyecto (iniciativa que supuso la anegación de unas superficie de 630 km cuadrados, que comprendía a su vez dos ciudades y doce aldeas).

En cualquier caso, esta localidad también ha sido escenario de otros acontecimientos históricos aún más lejanos en el tiempo, tales como la apertura de su puerto al comercio extranjero en 1890 o su designación como principal plaza fuerte del Partido Nacionalista Chino o Guomindang en 1938, durante la Segunda Guerra Sinojaponesa.

Entre los principales reclamos turísticos de Chongqing, destacan el punto más elevado de esta localidad: el monte de Loquat (sito en Pipashan). Se trata de una bonita zona verde de acceso gratuito (se entra por Zhongshan Erlu), que puede visitarse desde el amanecer hasta bien entrada la noche. Desde allí, el recién llegado gozará de unas incomparables vistas. Otra alternativa para disfrutar de una excelente panorámica de  la ciudad y sus alrededores es optar por el teleférico, emplazado al final de las calles de Xinhua, Minzu y Shaanxi, junto a los muelles.

Para aquellos que se decanten por conocer más de cerca la historia de la zona, se recomienda no perderse el Museo de las Tres Gargantas (también emplazado en Pipashan y abierto de 09.00 h a las 17.00 h, aproximadamente), donde pueden admirarse, además de numerosos documentos sobre la célebre presa, huesos fosilizados de dinosaurio y algunos vestigios de tumbas de la dinastía Han (206 a.C.-221 d.C.). También vale la pena acercarse hasta el templo de Luohan, fundado por la dinastía Song (906-1279), y la casa de Zhou Enlai (50 Zengjiayan, residencia del que fuera el más famoso ministro de Exteriores de China de la era maoísta).

Y por supuesto, en ningún caso debe dejar de degustarse la siempre sorprendente y deliciosa gastronomía local.

Foto vía: Hola China.net

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Chongqing



Deja tu comentario