Camino Nanjing, ir de compras en Shanghai

Camino Nanjing

La calle principal de compras de toda China, el Camino Nanjing, tiene más de cinco kilómetros de diversión que empiezan en el Bund o Malecón de Shanghai en el oriente y termina en el occidente en la unión entre el Templo Jingan y la calle Yan’an del Occidente. En la actualidad esta calle es un destino primordial para los turistas amantes de las compras.

Después de la guerra del opio, entre 1839 y 1842, la ciudad de Shanghai se convirtió en un puerto de negocios. El camino Nanjing fue primero una Concesión Británica y después un asentamiento internacional. Allí llegaban importados una gran cantidad de bienes del extranjero, lo que la convirtió en una de las primeras calles dedicadas a las ventas en Shanghai.

A través del tiempo, el Camino Nanjing ha sido reestructurado, teniendo así unos cambios significativos. Allí, para la conveniencia de los compradores, en su lado oriental se encuentra una parte de sólo peatones que es apropiada para toda clase de climas y temperaturas. Las grandes tiendas tradicionales no son en la actualidad las que dominan el mercado, ya que grandes centros comerciales, teatros, tiendas especializadas y hoteles internacionales se han tomado ambos lados de la calle.

Camino Nanjing

Hoy en día el Camino Nanjing tiene más de seiscientos negocios y tiendas, entre las que se encuentran marcas famosas, elementos de calidad superior y nuevas modas. Entre las cadenas de comida internacional que se encuentran en ambos lados de la calle se pueden contar McDonald’s, KFC y Pizza Hut. Y tiendas famosas y elegantes incluyen a Mont Blanc, Tiffany y Dunhill.

Allí además se encuentran más de cien tiendas tradicionales y especializadas que ofrecen elementos típicos de China como son las prendas de seda, los bordados, relojes, adornos de jade y lanas. Por lo que este lugar también se consolida como un lugar extraordinario para ir a comprar regalos y recuerdos de los viajes a este país.

Los paseos nocturnos por esta calle se ven llenos de bares al aire libre, músicos que amenizan la noche y esculturas abstractas que hacen que sea un momento para recordar. Además en las horas de la noche se puede tomar un tren sin rieles para turistas que brinda un cómodo tour por esta calle que se transforma al pasar el día. Letreros brillantes de neón iluminan las tiendas y los edificios y hacen que este lugar realmente haya valido la pena para pasar algunas horas.

Foto 1 Vía: stephenhanafin
Foto 2 Vía: Nevilley

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Shangai



Deja tu comentario