Houyi, el héroe que salvó a la tierra del calor

Houyi

Houyi, también conocido simplemente como Yi, es un mitológico arquero chino y el líder de los Dongyi, gente del oriente de China. A él se le conoce como el arquero que disparó a los diez soles según la antigua mitología china, que eran simbolizados por pájaros de tres patas, llamados los pájaros del sol.

La leyenda dice que había diez de estos pájaros de sol, todos descendientes de Dijun, Dios del Cielo Oriental, que vivían en un árbol de Morus en el mar del este. Todos los días cada uno de estos pájaros viajaba alrededor del mundo en un carruaje conducido por Xihe, la madre de los soles.

Se dice que cerca del año 2170 a.C. los pájaros se cansaron de la rutina y decidieron que todos subirían a los cielos al mismo tiempo. Así que había diez soles en el cielo, lo que hacía que el calor fuese insoportable, tanto que las plantas se marchitaran y que bestias salvajes corrieran por los terrenos amenazando a las personas.

El tiempo seguía pasando y los campos se estaban muriendo, los lagos y pozos secando y las personas y los animales se cubrían en refugios y morían exhaustos. Al ver todo este sufrimiento, Yao, el Emperador de China, decidió pedir intervención divina y pedirle a Dijun ayuda, quien sabía perfectamente de las malas acciones de sus hijos, por lo que envió a Houyi, el Dios de la Arquería, para darles una lección.

Dijun sólo quería que Houyi los asustara, así no se atreverían a comportarse de esa manera nuevamente. Houyi también quería resolver la crisis pacíficamente, pero una sola mirada a la tierra quemada y al sufrimiento de las personas, fue suficiente para que supiera que se tendrían que tomar medidas extremas. Así levantó su arco y le disparó uno a uno y después de que cayera en noveno, el Emperador Yao le pidió que se detuviera, porque matar al último dejaría a la tierra en la oscuridad total.

Houyi se convirtió así en el héroe entre los hombres, pero sus acciones consiguieron que hiciera enemigos en los cielos y fue castigado por ello. Dijun se enfureció bastante con Houyi por haber matado a nueve de sus hijos, en lugar de simplemente haberlos asustado. Así que decidió removerlo de los cielos y quitarle su inmortalidad, lo que no molestó a Houyi porque podía así seguir ayudando a los humanos desde la tierra.

Este héroe fue asesinado por Feng Meng, uno de los mortales a los que había enseñado el arte del arco y la flecha, quien se esforzó bastante para volverse aún mejor en ello que su maestro. Sin embargo, al ver que no lo lograba, fue cegado por la envidia y decidió matar a su profesor.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Leyenda china



Comentarios (1)

Deja tu comentario