El malecon de Shanghai

La ciudad de Shanghai, capital administrativa de China, tiene fama de ser un inmenso laberinto de rascacielos, superpoblado y agitado. Algo hay de cierto en esto, pero en verdad Shangai también es un sitio para el descubrimiento. Aquí y allá, caminando por sus calles, es posible percibir el encanto de su antigua cultura y el toque oriental que hace de las vidas de su gente un misterio para quienes habitamos el otro lado del planeta.

Para tener un primer acercamiento con esta gran urbe, que suele intimidar a más de uno, nada mejor que dar un paseo por el malecón de Shangai, un murallón de 1 kilómetro y medio que se inicia en el puente Baidu y corre entre el río Huangpu y el barrio de Pudong.

Esta zona es conocida como Bund, que es el nombre dado por los británicos a la calle Waitan, su denominación en chino. También se lo menciona muchas veces como el “sector occidental” de la ciudad, y una tranquila caminata por aquí permite alejarse un poco de las multitudes y disfrutar de bellas vistas de importantes edificios de la época colonial.

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, el malecón de Shangai funcionó como uno de los principales centros financieros de todo el continente. Los bancos de los países más poderosos tenían sede aquí, y en nuestros días es un verdadero deleite observar las estructuras de los 52 edificios que los albergaban.

Desde el estilo clásico hasta el renacentista, cada una de estas residencias es una verdadera joya arquitectónica, y en conjunto componen un panorama encantador. Entre los más impresionantes se encuentra el Banco de Desarrollo de Pudong, que antiguamente se conocía como el Banco de Hong Kong y Shangai. Este hermoso edificio fue erigido en 1921, y entre los años 1950 y 1990 fue sede del Ayuntamiento.

Otro destacado habitante de este grupo es el Hotel Peace. Es fácilmente reconocible, gracias a su techo con forma de pirámide y un intenso color verde, que da un toque peculiar a la vista de la región. La Aduana de Shanghai es también muy identificable: su inmensa torre de más de 30 metros culmina en un gigantesco reloj que permite consultar la hora desde una distancia bastante considerable.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Shangai



Comentarios (1)

  1. gabrii dice:

    k guay!

Deja tu comentario