El Parque Jingshan, en Beijing

Parque Jingshan

Más de 800 son los años que ostenta el Parque Jingshan, ubicado justo frente a Shenwu, una de las puertas de la Ciudad Prohibida. Fue construido por la dinastía Jin en 1179, en torno a la colina Jingshan, que le da nombre. Desde lo alto de sus 48 metros se puede observar Beijing en pleno, majestuosa y animada como se la conoce.

La colina en sí misma cuenta con una larga historia. Fue muy preciada durante la dinastía Ming, especialmente desde 1420. No recibió su nombre actual sino hasta 1655, tras haber sido conocida como la Colina de la Larga Vida, la Colina Zhen y la Colina de los Carbones.

En la actualidad, 23 hectáreas de superficie son ocupadas por el más bello jardín imperial. La historia lo hizo testigo de los paseos de numerosos emperadores, que caminaban y ascendían la colina hasta la cima para relajarse y disfrutar del paisaje. Afortunadamente, también nosotros podremos distendernos en estos terrenos.

Cinco pabellones componen el total del parque. El Pabellón Wanchun, o de Diez Mil Primaveras, es el más alto de todos. Los otros cuatro están dispuestos de a dos, al oriente y al occidente de la colina. Los cinco pabellones solían ser hogar de cuatro estatuas de Buda, cada una dedicada a un sabor: ácido, picante, amargo, dulce y salado. Hoy pueden visitarse los Budas que reemplazan a los originales, destruidos o saqueados en 1900. Los actuales fueron construidos en 1999.

El Palacio Shouhuang, al pie de la colina, se encuentra al norte, y es allí donde se honraba a la familia imperial y a sus antepasados. Al este están ubicados el Palacio Yongsi y el Guande, mausoleos de la realeza de la dinastía Qing en el pasado.

En la actualidad, es hogar del Palacio de los Niños de Beijing.

Información práctica

  • Dirección: Jingshan occidental 44
  • Horario: de 6 a 21.30 hs.
  • Entrada: 2 yuanes.

Foto vía: Flickr

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Beijing



Deja tu comentario