El origen de las guerras del opio

Opio

Uno de los episodios más importantes de China fueron las llamadas Guerras del Opio. Su importancia radica principalmente en dos puntos. Para empezar, la clara derrota de China obligó a admitir el comercio de opio. Por otro lado, los tratados que se firmaron al finalizar las mismas fueron bastante desiguales, teniendo como consecuencia una mayor apertura al comercio exterior (algo que China había evitado desde el principio) y entregando Hong Kong a Gran Bretaña y Macao a Portugal entre otros.

Todo esto sería el origen de las posteriores Rebeliones de Taiping, Boxer y la caída de la Dinastía Qing.

Estas consecuencias tendrían como origen el ya nombrado opio, concretamente el cultivado en la India Británica. A pesar de que España ya introducía esta planta en China, junto con tabaco y maíz, fueron los ingleses quienes encendieron la luz de alarma en el país.

Cabe destacar que en el Reino Unido había gran demanda de té, seda y porcelana china. El problema es que los productos británicos no estaban muy posicionados en China, debido principalmente a las restricciones comerciales que imponía el país. Por este motivo, los británicos se dejaban bastante dinero en conseguir esos bienes tan preciados y se hacía necesario compensar el déficit.

Fue en este momento cuando a Reino Unido se le ocurrió la genial idea de seguir los pasos de España y comenzar a vender opio a los chinos. Evidentemente el comercio de esta sustancia en el territorio chino aumentó de manera importante, hasta que finalmente en 1729, el emperador Yongzheng decidió prohibirlo. Su decisión era firme, pues era evidente que este tipo de sustancias estaba haciendo mella en la sociedad, creando una gran cantidad de adictos y problemas de salud bastante importantes en la población.

Esta prohibición sería el comienzo de una serie de tensiones entre China y Reino Unido. Mientras el primero envió una carta a la Reina Victoria pidiendo que respetara las reglas del comercio internacional y su decisión de no introducir más opio en su país, los segundos decidieron mandar una flota británica para atacar a la armada china en Hong Kong.

Así se iniciaban las llamadas guerras del Opio. Unas guerras a las que se incorporarían otras naciones europeas como Francia y Alemania y que terminarían, como ya hemos comentado, de forma desfavorable para China.

Más historia sobre China:

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario