La pesca del cormorán: una antiquísima tradición

Cormoran

Una de las principales atracciones de las inmediaciones de Yangshuo Guilin (en la provincia autónoma de Guangxi) es contemplar el quehacer diario de los pescadores locales. En efecto, éstos llevan a cabo su labor recurriendo a una técnica tan ancestral como sorprendente: la pesca del cormorán.

Esta singular práctica tiene lugar a la caída de la noche, y suele formar parte de las visitas panorámicas que ofrecen las turoperadores. En efecto, desde una sencilla embarcación realizada con troncos de bambú entrelazados, el recién llegado podrá descubrir cómo se desarrolla una de las principales actividades de la economía rural.

El mecanismo de este tipo de pesca, que tiene como marco de excepción las plácidas y poco profundas aguas del río Li, no esconde misterio alguno; para su desempeño, los pescadores utilizan cormoranes que adiestran personalmente. Mediante el uso de una linterna, se consigue atraer a los peces y alertar a las aves de su presencia.

Con un rápido movimiento, éstos engullen la presa, al tiempo que regresan a la balsa —están atados a ella por una pata— en la que se encuentra su amo. Una vez allí, éste empieza a presionar el cuello de los pájaros hasta hacerse con el pescado. La operación se repite un número prudencial de veces, las necesarias para satisfacer la curiosidad del atónito espectador.

En ocasiones, sin embargo, el pescador permite que el cormorán ingiera el pez obtenido como recompensa. Otro método habitual consiste en colocar un anillo en el cuello del animal, de manera que el ave sólo pueden deglutir los pescados de menor tamaño. Tras haber capturado los suficientes para llenar el buche, los pescadores los suben a bordo y, tomándolos por el pescuezo, los obligan a regurgitar las presas en un cesto de mimbre.

A la hora de realizar esta excursión, por lo tanto, resulta casi obligado llevar encima una cámara de fotos con un buen flash, con el fin de poder inmortalizar esta curiosa e impactante tradición de la China meridional.

Foto vía: Cèlia Roca

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Guangxi



Deja tu comentario