Teatro chino de titeres, un entretenimiento milenario

Marionetas

El teatro chino de títeres, una de las artes más antiguas del mundo, tuvo sus inicios en los tiempos de la dinastía Han y alcanzó su máximo esplendor con la dinastía Song, hace más de mil años. El teatro clásico de títeres en China, se diversifica en varias modalidades: las marionetas, los títeres de guante, los títeres de varilla, el teatro con abanico, entre otros.

Hablemos un poco sobre cada uno de ellos…

– Los títeres con varilla son los más populares en China. En la actualidad, sólo el Conjunto Teatral de Títeres y Sombras Chinescas en Chengdu posee los tres tipos de títeres de varilla (pequeños, medianos y grandes).

Conozcamos mejor esta clasificación:

  • Títeres de varilla pequeños: Su altura puede oscilar entre los 25 y los 30 centímetros. Se utiliza comúnmente para el teatro de balancín o para el teatro unipersonal.
  • Títeres de varilla medianos: Su altura se aproxima al metro.
  • Títeres de varilla grandes: Son propios de la provincia china de Sichuan, su altura puede rondar los 2 metros.

– El teatro de balancín, por otra parte, consiste en un “miniteatro de títeres” y es muy popular en el norte de China. Usualmente, las funciones se realizan en callejuelas de la ciudad o en los patios de casas campesinas.

Al comenzar, el tirititero se esconde detrás de una tela o cortina para hacer sonar los tambores y gongs, y a posteriori, comienza a darles movimientos y voces a los títeres combinando diálogos y canto.

A través de ellos se interpreta una gran variedad de danzas y canciones, como la danza tibetana, la danza del león, el baile del cinturón de seda, entre otros.

T�teres

Las marionetas miden aproximadamente 75 centímetros y la cabeza, generalmente tallada en madera, posee un complejo mecanismo controlado por hilos, el cual hace que la cara pueda ir cambiando sus expresiones ¡un brillante trabajo artesanal!.

Por lo general, una de las manos de la marioneta sostiene algún objeto como por ejemplo una espada o una flor, mientras que la otra tiene la posibilidad de hacer movimientos entre los que se incluyen coger una flor, un barrilete, entre otros.

– Los títeres de guante, en cambio, pueden medir entre 30 y 33 centímetros y los más distinguidos son confeccionados en Zhangzhou y Quanzhou. Al comenzar la función el tirititero coloca una mano dentro del títere, como si fuese un guante y comienza a darle hábiles movimientos que llegan a deslumbrar a los espectadores.

De todas formas, no se puede hablar de títeres en China sin hacer referencia a la ópera. Numerosos gestos de la ópera china, han sido inspirados en los movimientos de títeres, de la misma forma el maquillaje cargado que exhiben los actores en la ópera fue inspirado en la pintura de las cabezas de los títeres originales.

Foto 1 vía:portal
Foto 2 vía:flickr

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: China, Cultura China



Comentarios (3)

  1. mattos mario dice:

    me parece extraordinario el arte de las marionetas en China, pero me gustaría tener mas información en lo constructivo, ya que se sabe que es en China donde es mas desarrollado este tipo de arte, gracias.

  2. Dina dice:

    Afortunada me siento al haber encontrado esta web,cierto es que no tuve tiempo de ver todo su contenido,peor lo uq evi me gustó mucho, soy amante de todo lo relacionado con Oriente,el Teatro Chino me fascina!la cultura milenaria igual,pude pasearme por alguno lugares de China,Macao,Taiwán y algun otro pais asiatico y volveria una y mil veces,es maravilloso!!Gracias por traer aqui tanta belleza!!

  3. Hèctor dice:

    Hola, sin duda que encontrar èsta web no deja de sorprenderme ya que mi señora y yo somos amantes de la cultura Asiatica, ella conoce algunos paises y la envidia mìa es enorme, pero muy sana, en lo personal desde muy niño sè que existe China y sus mas de 4706 años de historia, sè muy bien que pueden pasar años y años y nunca dejaremos de aprender y extaciarnos de tanta maravilla, mas aùn con sus marionetas, teatro, literatura e historia, miles de gracias por brindarnos mas conocimiento, desde el sur de Chile, Hèctor Pino.

Deja tu comentario