La Pagoda de Porcelana, maravilla del mundo antiguo

Pagoda de Porcelana

Ciertamente es de lamentar que muchas de las maravillosas construcciones del pasado tengan que ser recordadas casi como leyendas, salvo en el caso por ejemplo de las pirámides de Giza o la Gran Muralla. Éste también es el caso de la Pagoda de Porcelana, un templo dedicado a Buda y único en su género que dominó el paisaje de Nanjing, reflejando el sol en sus brillantes paredes. Fue el intercambio comercial entre Oriente y Occidente, por medio de la Ruta de la Seda, lo que propició el descubrimiento de la pagoda por parte de los occidentales, siendo mencionada en los diarios de muchos viajeros de la época.

La Pagoda de Porcelana fue en principio concebida a principios del siglo XV, en los años de gobierno del Emperador Yongle, y construida pocos años después. Poseía una base en forma de octógono regular, de 30 metros de diámetro y durante un tiempo, con sus 79 metros de altura, fue una de las más altas construcciones del país. Para llegar hasta su punto más alto, era necesario subir los nada menos que 184 escalones de su escalera de caracol interna.

Pese a estos datos, lo que impresionaba realmente eran los materiales utilizados para su construcción. La pagoda estaba recubierta ladrillos de vistosos colores, entre los que se intercalaban algunos bloques de porcelana con detalles en vidrio, creando un hermoso caleidoscopio de colores al recibir los rayos del sol. Además, tanto los marcos de puertas y ventanas como los mismos bloques estaban decorados con exquisito gusto, representando especies animales, vegetales y motivos religiosos. Por si esto fuera poco, en su exterior colgaban 140 lámparas, que se encargaban de iluminar la torre durante las noches.

Las dos peores desgracias que sufrió la torre fueron provocadas primero por la naturaleza y luego por el hombre. Casi 400 años tras su construcción, un rayo cayó sobre ella, dejando casi en ruinas los tres pisos superiores, que fueron reconstruidos inmediatamente, pero lo peor llegó en el año 1850 con la Rebelión Taiping.

Esta cruenta guerra civil, en la que perdieron la vida decenas de millones de chinos, también fue el motivo de la destrucción de la Pagoda de Porcelana, cuyos restos fueron saqueados durante décadas para ser utilizados en otros lugares. Hoy en día, una de las más hermosas construcciones creadas en China es apenas un recuerdo, algo realmente triste.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China, Nanjing



Deja tu comentario