El templo de Jinding Si

El templo de Jinding Si

Jinding Si, también conocido como el Templo del Pico Dorado, es famoso por su corredor de 65 metros totalmente recubierto en bronce, y por las magníficas vistas que se obtienen desde él. Está situado a sólo 20 metros de la cumbre, en Emei Shan, una de las cuatro Montañas Budistas Sagradas de China.

Se dice que, en sus mejores tiempos, esta montaña albergaba a más de un centenar de monasterios budistas, pero en la actualidad sólo permanecen activos veinte de ellos. La revolución cultural causó estragos en los templos de la región y, pese a los muchos que fueron diezmados, es una suerte que aún podamos visitar una veintena de estos recintos aún funcionales.

Un espectáculo natural impresionante tiene lugar en Jinding Si. Se lo conoce como el refulgir de Buda, aunque en realidad se trata de un efecto lumínico que ocurre cuando los rayos solares caen sobre el templo en determinada dirección. Lo que puede observar el espectador es su propia sombra proyectada en las blancas paredes de los acantilados, rodeada de un arco iris provocado por la luz del sol.

Otra vista imperdible es la del amanecer en Jinding Si. Existe la posibilidad de pernoctar allí mismo en el templo y, por la madrugada antes de que salga el sol, partir rumbo a la cima para observar la maravilla del amanecer en este lugar. Para vivir estas experiencias, es recomendable visitar el templo en invierno, ya que durante esa estación son más probables los efectos de luz y los hermosos paisajes.

No podemos olvidarnos de una de las atracciones mayores de la visita. La verdadera cumbre de la montaña se encuentra a una hora de distancia, en lo que se conoce como la Cima de los Diez Mil Budas.

Quienes deseen hospedarse en el lugar, obtendrán habitaciones con precios desde los 20 yuanes en temporada baja. La mejor época en este sentido es el período entre mayo y octubre, cuando no hay saturación de turistas extranjeros ni de visitantes locales.

Foto Vía: Travelpod

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Monumentos



Deja tu comentario