Pagoda Leifeng, la reconstruccion de un mito

La Pagoda Leifeng fue construida en Hangzhou en el año 975, durante el período de las Cinco Dinastías y los Diez Reinos, por orden de Qian Hongchu monarca del reino de Wuyue, para celebrar el nacimiento del hijo de una de sus concubinas favoritas, Huangfei. Recibió por tanto el nombre de Pagoda Huangfei en aquella época. Al estar situada fuera de la puerta oeste de la ciudad, se la conocía también como la Pagoda de Ladrillo del Portón Oeste. Sin embargo dichos nombres cayeron en el olvido con el paso de los años, y sólo la denominación ‘Pagoda Leifeng’ se transmitió entre generaciones.

La Pagoda Leifeng era una estructura octagonal de cinco plantas, construida en ladrillo y madera. El cuerpo de la pagoda estaba hecho en ladrillo, pero los aleros, balcones, descansillos interiores y barandillas eran de madera. Piedras con las escrituras Huayan grabadas, podían verse en los muros interiores de la pagoda. Solía haber dieciséis esculturas de vajra arhats (deidades budistas) al pie de la pagoda, pero fueron más tarde trasladadas al Templo Jingci. La pagoda también se volvió un lugar muy conocido gracias al relato popular “La Leyenda de la Dama Serpiente Blanca”.

Durante la Dinastía Yuan era considerado un magnífico edificio “de diez mil chi” que permanecían “suspendidos en el aire”. Fue en la época de la Dinastía Ming cuando sufrió su más grave desastre. Durante los años Jiaqing (1522-66) invasores japoneses prendieron fuego a la pagoda, quemándose las caletas, balcones, barandillas, y la aguja, dejando tan sólo el armazón de ladrillos. Más tarde algunas gentes supersticiosas solían llevarse ladrillos de la pagoda, en la creencia de que el polvo abrasivo de los ladrillos era un remedio mágico que podía curar todas las afecciones y evitar abortos. Otros robaron las escrituras budistas del interior para venderlas. Finalmente en agosto de 1924 la pagoda se derrumbó debido al mal estado de su estructura.

Lu Xun (1881-1936), una de las figuras más prestigiosas de la literatura china contemporánea, escribió un artículo declarando que el derrumbe de la Pagoda Leifeng fue un gran golpe al orden social de tipo feudal que había regido el país durante los siglos previos. Este artículo fue más tarde incluido en los libros de texto para estudiantes.

Expertos chinos debatieron largamente si se debía reconstruir la Pagoda Leifeng o no. Un argumento de peso era su gran valor arqueológico y también su consideración de obra maestra de la arquitectura antigua. En su origen de construcción budista, se decía de la Pagoda Leifeng que había llegado a albergar cabellos y restos óseos de Sakyamuni, fundador del budismo.

En marzo de 2001 cierto número de reliquias budistas antiguas, fueron desenterradas de la cámara subterránea de la pagoda. En octubre de 1999, un comité especial fue designado para encargarse de planificar la reconstrucción de la torre. Tras un meticuloso estudio, el comité decidió establecer una estructura de acero similar a la torre antigua, sobre los cimientos originales de la pagoda.

En noviembre de 2000 el gobierno municipal de Hangzhou declaró su plan de reconstruir la Pagoda Leifeng. El fin de obra llegó en octubre de 2002. El nuevo edificio resultante es un pabellón con incrustaciones de ladrillo y aleros respingados, compuesto por 1400 toneladas de estructura de acero y 200 toneladas en partes de cobre. Contiene cuatro ascensores, y equipamiento moderno que incluye aire acondicionado, monitores de televisión y altavoces. A la entrada hay dos ascensores que llevan a los visitantes al pie de la pagoda. La base original se conserva en buenas condiciones, así como los tesoros descubiertos en la cámara subterránea.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Hangzhou



Deja tu comentario