El Festival de la Luna

Festival de la Luna

La historia de esta celebración china se remonta a los tiempos en los que los mongoles dominaban el territorio. El pueblo se encontraba sometido, con temor y casi sin esperanza de que en algún momento llegaría la liberación.

Liu Fu Tong elaboró un plan para organizar la rebelión. Claro que el éxito del mismo dependía de poder difundir el mismo en forma masiva, pero sin que las autoridades sospechen sobre un posible levantamiento popular.

¿Qué mejor fecha para dar a conocer el plan que una de las tantas celebraciones populares? Entonces, el revolucionario se acercó al emperador y le sugirió elaborar para repartir entre el pueblo miles de pasteles elaborados con pasta de loto con forma de luna llena. El emperador, aceptó la sugerencia, dando la bendición para la realización y la distribución de las mismas.

Lo que él nunca sospechó era que dentro de estos dulces se encontraba escrito el final de su imperio, ya que en el interior de estos manjares culinarios había un trozo de papel con un mensaje fundamental para que la libertad fuera una realidad.

La revolución se llevó a cabo en forma exitosa, dando origen a la Dinastía Ming y a los pasteles de luna, característicos cuando la celebración tomó carácter ritual. Es por esto que es una de las tres grandes festividades chinas de acuerdo con el calendario lunar. Tradicionalmente, se comen frutos, se bebe buen vino y se lleva en la mano una rama de flores de amaranto rojo.

Simbólicamente, esta es una “fiesta de cosechas” ya que se le rinde culto al astro símbolo de fecundidad, en el décimo quinto día del octavo mes fecha en la que la luna llena marca en el calendario el equinoccio de otoño.

En la actualidad este festejo, también denominado “Festival de Otoño” o “Luna Cakes”, consiste en reunirse, incluyendo este bocadillo tradicional, para apreciar la luna acompañados por los seres queridos presentes y recordando a los que ya no están. Porque las leyes que rigen a la luna no son demasiado distintas a las de la naturaleza humana, ella nace y muere, aunque su muerte jamás es definitiva, pero ¿acaso no nos sucede lo mismo con los afectos que han perecido?

Una curiosidad para destacar es que muchos aseguran que en estos pasteles, se encuentra el origen de las famosas “galletas de la fortuna”. Si bien la masa de estas es mucho más crocante, es inevitable admitir que pertenecen a la misma familia.

Vía:  Esperandoconilusión

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Leyenda china



Deja tu comentario