Lago Creciente, manantial en medio del desierto

Lago Creciente

Tal como el agua y el aceite no se juntan, tampoco lo hacen los manantiales y los desiertos. Pero el Lago Creciente o Crescent Lake es una hermosa excepción. Cerca de 6 kilómetros al sur de la ciudad de Dunhuang, en la provincia de Gansu, el Manantial Creciente puede ser llamado una maravilla de la naturaleza en el Desierto Gobi.

Algunos visitantes dicen que les recuerda al ojo de una mujer bella; lúcidos, hermosos y amorosos. Otros dicen que luce como los labios misteriosos, gentiles y seductores de una mujer hermosa. Pero en realidad parece una medialuna que cayó en la mitad del desierto.

Este manantial ha estado por miles de años entre las dunas arena y a veces ha sido sorprendido por tormentas de arena, pero a pesar de todo sigue corriendo limpio y cristalino, y aún permanece como el primer manantial en la mitad de un desierto.

Todos los visitantes se preguntan cómo se formó esta maravilla en medio del desierto. Pues investigaciones indican que en esta forma especial de medialuna, el viento creó la depresión y el cruce de vientos hacen que las arenas que caen de un lado sean devueltas sin llegar a afectar el agua allí presente.

En 1960, la profundidad de este lago era de entre cuatro y cinco metros hasta un máximo de 7.5 metros. En los siguientes cuarenta años esta profundidad fue declinando hasta llegar a una profundidad de 0.9 metros hasta los 1.3 metros. El Gobierno local tiene planes de restaurar la profundidad llenando el manantial con un poco más de agua, pero el presupuesto no ha dejado que esto ocurra.

En este lugar, los turistas no sólo pueden disfrutar de este particular paisaje en donde un oasis se encuentra con el desierto, pero también disfrutar de aventuras en la arena, como montar camellos y surfear en las dunas de arena. Después de llegar a la cima de las dunas, los visitantes no se pueden contener por la belleza del panorama.

Foto Via: China Highlights

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Gansu



Deja tu comentario