Mapam Yumco, un lago sagrado del Tibet

Mapam Yumco

El lago Mapam Yumco es uno de los tres lagos sagrados del Tibet. Se encuentra a más de 4500 metros sobre el nivel del mar, y es la fuente de agua más alta que se conoce. Con una superficie de más de 410 kilómetros cuadrados y 77 metros de profundidad, se transforma en un espejo de agua de proporciones colosales. Además, es un sitio bellísimo y muy espiritual para visitar.

Sobre la ladera de la montaña Mapam Yumco, que compone el paisaje circundante, el Monasterio Jiniao se erige majestuoso sobre el lago. Es un lugar ideal para obtener vistas de ensueño sobre la región. Llegar hasta allí puede convertirse en una aventura única si los viajeros se atreven.

Desde Lhasa, capital del Tibet, es posible tomar un autobús con destino a Shiquanhe, y detenerse a mitad de camino, en la ciudad de Bagag. Se trata de un camino humilde y el paraje en sí mismo se caracteriza por la sencillez de su gente. Se encuentra a 30 kilómetros del monasterio, y el recorrido a pie toma un día completo. Al pie de la colina que alberga el Monasterio Jinao hay varios hosteles y albergues económicos y pequeños, así que no tendrás problemas en encontrar alojamiento.

Volvamos ahora al mágico lago… El nombre del lago en tibetano significa Lago Eterno e Invencible de Jade, y recibió esta denominación como símbolo de la victoria del Budismo sobre la religión local en el siglo XI. Fue el monje Xuan Zang quien aludió a la “laguna de jade al oeste”, y sus palabras se convirtieron en una referencia para los habitantes del lugar.

Los budistas consideran que, tomando un baño en las aguas de Mapam Yumco, es posible depurar los cinco venenos que destruyen lentamente alma humana: la codicia, el odio, la ignorancia, la duda y el orgullo.

Como ya podrás imaginar, ésto genera cada año la llegada de multitudes de devotos hasta la orilla misma de este lugar sagrado para purificar sus espíritus y aliviar así la carga de sus cuerpos cansados.

Foto Vía: Picasa Web Albums

Print Friendly, PDF & Email



Categorias: Tibet



Deja tu comentario