Langde, una bucólica aldea en Guizhou

Langde

La propuesta del día sugiere acercarse hasta una de las poblaciones más cautivadora de la provincia de Guizhou, situada en el sur de China: la bellísima Langde. Descubriendo sus rincones más señalados, el viajero disfrutará de unos paisajes hipnóticos como pocos y, al mismo tiempo, podrá conocer una de las 55 minorías étnicas del país: los miao.

Lange se halla a 32 km de Kaili, la población más importante de la zona. Desde allí, se puede llegar a la misma mediante una carretera asfaltada que lleva directamente al pueblo.

Sin duda, éste se cuenta entre los más visitados por los turistas. Y no es para menos: ante él, se despliega un magnífico lienzo formado por preciosas casitas de madera, desordenadamente distribuidas por una frondosa colina. A éstas se suman la no menos destacable plaza de las Fiestas, embaldosada con piedra y escenario recurrente de numerosas danzas y bailes tradicionales del pueblo miao.

Pese a que este enclave no debe dejarse de lado, lo cierto es que el turismo masivo está afectando muy negativamente a la imagen de Langde, cuyos habitantes se han volcado en brindar al visitante una agresiva oferta comercial. Sin embargo, no todos los lugareños han decidido explotar el filón de la misma manera. Buena prueba de ello es la inauguración de un pequeño museo que también da cabida a un albergue en su planta superior, y en el que se puede pernoctar por un precio más que razonable.

Del mismo modo, otros puntos que no deben dejar de descubrirse son el árbol sagrado de la localidad, la casa de Yang Dalei y la plaza de las Bordadoras.

Si da tiempo, también se aconseja continuar por la misma carretera hasta alcanzar la villa de Leishan. A pesar de que esta población carece del encanto inherente a Lange, vale la pena dedicar un tiempo a su fábrica de té verde, ubicada en el monte Leigong.

Foto vía: TravelPod

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: China



Deja tu comentario