Una visita a los jardines de Sun Yat-sen, en Beijing

Jardines Sun Yat-sen

En esta ocasión, la cautivadora capital de China, Beijing, se convierte en escenario de la enésima atracción turística del país: los jardines de Sun Yat-sen.

Emplazados junto a la plaza de Tiananmen —y a la izquierda de la puerta del mismo nombre—, este extenso pulmón verde constituye una excelente opción para relajarse y, al mismo tiempo, conocer un poco mejor la historia de este territorio. De hecho, durante la época Lao (907-1125), el lugar acogía el templo del Renacimiento de la Nación.

Ya en tiempos de la dinastía Yuan (1206-1368), pasó a ser un jardín real (de hecho, el recinto fue anexionado a las dependencias palaciegas entre 1406 y 1420). Abierto al público en 1914 —dos años después de la caída del último emperador—, recibió su denominación actual en 1928, como homenaje al fundador de la república.

Salpicado de exuberantes árboles centenarios, este parque cuenta con un nutrido número de alicientes. Uno de ellos es un espléndido pabellón, situado cerca del acceso sur y precedido por un soberbio arco de mármol blanco. Originario del período Qing (1644-1912), esta construcción fue erigida en honor del embajador alemán Von Ketller, fallecido en 1900 a resultas de la guerra de los Boxer.

A su vez, el sector suroriental del parque da cabida a un invernadero en el que crecen 39 especies de tulipanes. Cerca de allí, también pueden admirarse el pabellón de los Ritos —trasladado a este enclave en 1928— y ocho estelas pertenecientes al pabellón de las Orquídeas, con inscripciones realizadas por el emperador Qianlong.

Más al norte, el visitante se topará a mano derecha con una sala de conciertos y con el altar de la Tierra y el Trigo, que data de 1420. De planta cuadrangular, está dividido en cinco sectores que simbolizan los cinco elementos y los cinco puntos cardinales que contempla la cultura china tradicional: el fuego (sur), el metal (oeste), el agua (norte), la madera (este) y la tierra (el centro). Asimismo, al norte del altar se alza el pabellón de la Oración, de la dinastía Ming (1368-1644), y el pabellón de las Alabardas, poseedor de 72 alabardas y diversos utensilios empleados durante los sacrificios imperiales.

Foto vía: Travel Pictures Gallery

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Beijing



Deja tu comentario