Gastronomía y monumentos, combinación perfecta

Plaza de Tiananmen

Fría en invierno, calurosa en verano, así es Beijing. Altiva, ambigua, excesiva…todo lo contrario a sus gentes, amables, generosos, gestos personificados en el detalle de regalarte sus tarjetas personales o lo que sea con las dos manos. Hay una cultura muy arraigada de las tarjetas personales.

Unos palillos de la tienda Muji Madrid sirven para empezar a comernos China. Jiaozi, baozi, kele, yu…son los primeros platos por los que apostamos a probar sin saber muy bien que querían decir sus nombres.

Toda una experiencia ver como se prepara el pato pekinés y como se elabora un rollito relleno de este animal que a veces nada en los lagos de la ciudad. El restaurante Dadong o el Quanjude son los mejores lugares para degustar este excelente plato. Intuir no es saber, ni siquiera en una cultura como la china donde la lógica cobra su máximo sentido. Cada comida, un nuevo paso hacia la comprensión mutua. Una comprensión donde los cubiertos occidentales no tienen espacio y nuestras manos luchan por manejar unos palillos que se cuelan entre los dedos haciendo imposible que el arroz llegue a la boca. Mientras los comensales chinos ríen observando a esos extraños que tratan de hacer aquello que dice “donde fueras haz lo que vieras”.
Plaza de Tiananmen

En China es fácil sentirse como en el título de la peli de Sofía Coppola Lost in translation. Japón no es China pero, tienen similitudes abstractas que las hacen inaccesibles en ocasiones para el extraño. Cuando no entiendes lo que escuchas ni comprendes lo que ves ¿Cómo es posible sentirse como en casa? Vemos como Beijing es gris, aburrido, popular, más allá del tópico, pero te seduce. La Ciudad Prohibida nunca fue tan accesible, siempre bajo la atenta mirada de Mao que todo lo ve, La Plaza de Tian´anmen congrega a miles de “camaradas” que retratan el ocaso de un sueño, la tradición personificada en el Great Hall of the People da la mano a la modernidad representada por el Gran Teatro Nacional, popularmente conocido como “La cáscara de huevo”.

Una pena que la iluminación de obra brille por su ausencia y uno tenga que imaginarse lo espectacular que será o lo afortunados que fueron aquellos que sí lo vieron. La convivencia parece funcionar al ritmo que los chinos desean. Y es que la mezcla de lo anterior y lo nuevo parece ser el motor que mueve a este país a unos límites aún por descubrir.

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Beijing



Deja tu comentario