Un paseo por las afueras de Xian

Nunca está de más dedicar unas líneas a la hermosa Xi’an, capital de la provincia de Shaanxi y una de las ciudades más relevantes de la historia de China. No obstante, lejos de incidir en su célebre Ejército de Terracota —cuyos integrantes son sus embajadores más universales—, estas líneas recorrerán sus inmediaciones, con el propósito de descubrir sus numerosos alicientes.

Por ejemplo, en la carretera que separa a Xi’an de sus famosísimos guerreros, se localiza el manantial de Huaqing (Huaqing Chi), en uso durante más de tres milenios. Sus aguas fueron testigo de la visita de Yang Guifei (719-756), la más conocida de las concubinas chinas debido a sus intrigas palaciegas y a su proverbial belleza. Aún hoy, el parque cuenta con baños y pabellones que pueden visitarse sin problemas, a pesar del gran volumen de visitantes que registra en cualquier época del año.

A su vez, otro lugar que no debe quedar en el tintero es el poblado neolítico de Banpo (en la imagen), situado a unos 6 km de Xi’an. Descubierto en 1953, es una de las muestras  las muestras más significativas de la llamada cultura de Yangshao (se cree que este enclave estuvo habitado entre los años 4000 y 3000 a.C.). Dentro del recinto, un tanto descuidado, se exhiben piezas de cerámica, armas de caza, tumbas y reproducciones de las viviendas de la época. El horario de visitas es de las 08.00 h a las 18.30 h, todos los días de la semana.

Finalmente, a 50 km al noroeste de Xi’an, se eleva la ciudad de Xianyang, capital del imperio durante el reinado del Primer Emperador de China (cuya tumba se encuentra junto al Ejército de Terracota). Pese a su innegable valor histórico, apenas se conservan restos de su época de máximo esplendor, a finales del siglo III a.C. En todo caso, conviene acercarse a un museo que abre sus puertas en un antiguo confuciano, y el que se exponen cerca de 3.000 objetos que corresponden al período de los Reinos Combatientes (475-211 a.C.).

Foto vía: Cèlia Roca

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Xian



Deja tu comentario