La emperatriz Lü Zhi de la Dinastía Han

Lü Zhi de la Dinastía Han

En el año 206 a.C, Liu Bang, o como fue conocido posteriormente el emperador Gaozu, fundó la dinastía Han del Oeste, también conocida como la dinastía Han Occidental. Esta dinastía duró hasta el 8 d.C, y lo cierto es que durante sus comienzos, este emperador consiguió fortalecer muchísimo el poder centralizado aplicando una serie de políticas que intentaban restablecer la normalidad de la vida de todos sus súbditos.

Si bien es cierto que el poder era indiscutiblemente de Gaozu, justo en ese momento aparece una figura femenina que quedaría en la historia de china como una de las pocas mujeres que gobernaron el país, aunque fuera en la sombra. Se trataba de la esposa de Gaozu, la emperatriz Lü Zhi, una mujer con carácter y muy inteligente que logró hacer y deshacer a su antojo durante más de 16 años.

Los historiadores describen a esta mujer como una dama inteligente, hambrienta de poder y sin escrúpulos a la hora de conseguirlo. No obstante, en otro plano también se la aprecia por ser una mujer que se dedicó en cuerpo y alma a su marido, a su país y a sus hijos.

Lü Zhi era una joven que venía de una familia rica. Durante un banquete al que acudía con sus padres, conoció a Liu Bang. Lo cierto es que este hombre provenía de un estatus más bajo que el suyo, pero su personalidad, modales y encanto, lograron hacer ver al padre de Lü Zhi que llegaría lejos. Tal fue la buena impresión que causó en el hombre, que decidió darle en matrimonio a su hija.

Cuando la dinastía Qin termina, Liu Bang crea la nueva dinastía ensalzándose como Emperador. Lü Zhi aparece por tanto como emperatriz, dándole dos hijos, una niña y un niño.

Durante la época en la que su marido viajaba para sumirse en guerra con los territorios colindantes, Lü Zhi hacía uso de su poder gobernando con una mano firme. Lo cierto es que en ocasiones se dice que mostraba cierta crueldad en las tareas de administración. No obstante, nadie podía negar su eficiencia.

En los últimos años de la vida de Gaozu, comenzó a sentir predilección por uno de los hijos de su concubina Qi, Liu Ruyi. El mismísimo Gaozu lo instauró como Príncipe de Zhao desplazando así a su primer hijo con Lü Zhi, Zhang Ao. Esto no gustó en absoluto a la emperatriz que vio tambalear su vida de poder.

Urdió un plan en el que su hijo contara con el favor de los Cuatro Hao s del monte Shang, esperando que esto impresionara a su padre. El problema era que Gaozu veía en su primer hijo un ser frágil y demasiado bueno, cualidades que no eran para nada apreciadas en un emperador. No obstante, al ver que los cuatro sabios y solitarios hombres se ponían a disposición de su primer hijo apoyándolo y ofreciéndole ayuda cuando fuera emperador, dejó de dudar y volvió a ensalzarlo como heredero. Finalmente Lü Zhi había salido ganando, pues a la muerte de su esposo gozó casi de más poder que cuando este vivía. Sin duda una mujer astuta.

Otros episodios históricos de China:

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario