Grandes inventos de la Antigua China

Brujula de China

Algunos de los más grandes descubrimientos de la humanidad se llevaron a cabo en la antigua China, muchos de los cuales cambiaron notablemente el curso de la historia. Pese a la imagen tradicional y arraigada en el pasado que se suele tener de su cultura, fueron pioneros en la investigación de la astronomía, la exploración, el transporte por tierra y por mar e incluso el estudio de los terremotos.

En primer lugar tenemos la pólvora, una hábil mezcla de sal, carbón y azufre, cuyas primeras referencias históricas nos remontan hasta el año 1044. Aunque esta fecha nos la da un escrito de Zeng Goliang, el hecho de que hable de tres usos distintos para la pólvora sugiere que su invención podía ser anterior a esta fecha, puesto que ya se había generalizado su uso militar y se conocían los fuegos artificiales.

La brújula es otra de las grandes invenciones chinas, y curiosamente estaban diseñadas para marcar el Sur, al contrario que las actuales que apuntan al Norte, por motivos culturales. Fue inventada aproximadamente entre los años 221 a. C. y 206 a. C. Para fabricar una brújula se utilizaba un imán natural al que se daba forma de cucharilla, y se lo hacía girar sobre una base pulida de madera o de bronce. Cuando el imán se detenía, el rabito o mango señalaba al Sur.

El ansia de volar siempre ha acompañado al hombre, como demuestra la invención de la cometa en el siglo IV a.C., aunque los historiadores no se ponen de acuerdo en si atribuírsela a Mo Di o a Gongshu Ban. Curiosamente, y nada menos que mil años más tarde, aproximadamente en el siglo VI, llegan las cometas gigantes, prototipos rudimentarios de los actuales ala-delta y que podían planear en el mejor de los casos sin provocar un desastre para su “piloto”.

En cuanto al transporte por tierra tenemos que reconocer a Jugo Liang (dinastía Han) el haber inventado la carretilla en el siglo I a.C., un invento que en principio tuvo un uso exclusivamente militar y que no se conoció en el resto del mundo hasta mil años después.

A principios del siglo I llegó una de los más revolucionarios inventos de la humanidad de la mano de Tsai-lun, que humedeciendo fibras de madera y prensándolo después, obtuvo una pasta compacta que se podía utilizar para escribir. Lo que comenzó con los pergaminos de cuero animal, las cortezas de algunos árboles y los papiros egipcios, culminó con la invención del primer prototipo del actual papel. No podemos obviar otros inventos como la seda, cuya elaboración es conocida en China desde hace aproximadamente 4.700 años, o la pasta, cuya invención data del tercer milenio antes de Cristo.

Para terminar y como dato curioso hay que decir que los chinos son bien conocedores de los terremotos, debido a la gran extensión territorial del país, y que la invención del sismógrafo para detectar temblores por el astrónomo Zhang Heng se llevó a cabo hace aproximadamente dos milenios, aunque la conocida escala de Ritcher no se creó hasta el año 1935. Este aparato estaba formado por una vasija de bronce sobre la que reposaban en equilibrio seis bolas, colocadas en las bocas de seis dragones situados alrededor de la vasija. El hecho de que las bolas cayesen indicaba la presencia de ondas sísmicas.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario