Sima Qian, el primer gran historiador de China

Sima Qian

Uno de los hombres a los que más debe la historia de China es a Sima Qian, quien emprendió la titánica tarea de realizar la primera compilación histórica del país, y también fue un ejemplo de neutralidad a la hora de relatar los hechos, haciendo caso omiso de lo que los emperadores deseasen contar al pueblo.

Sima Qian vivió durante el periodo de la dinastía Han, y su padre servía como escribano al emperador, y fue su padre quien le animó a viajar por el país cuando sólo contaba con 20 años. Durante su peripecia hizo acopio de gran cantidad de documentos históricos, lo que le llevó a tener una visión mucho más amplia sobre el pasado de China.

A su regreso, se le concedió un puesto de acompañante del emperador Wu, y frecuentemente viajaba con él durante las visitas oficiales o de inspección a distintos lugares, hecho que le llevó no sólo a ganarse la confianza del emperador, sino a heredar el trabajo de escribano de su padre. Fue entonces cuando se decidió  a continuar con un proyecto que había empezado su padre, una historia completa de China (Shiji), proyecto al que dedicó la mayor parte de sus esfuerzos, siempre anteponiendo la imparcialidad a la propaganda.

Por supuesto, su actitud de relatar sólo los hechos, contradijo al emperador Wu, quien no estaba dispuesto a aceptar que se escribiese sobre sus errores, y no pasó mucho tiempo hasta que Sima fue encarcelado. Su crimen, a ojos de Wu, había sido el no estar de acuerdo con la versión oficial sobre la renuncia del general Li Ling, motivo por el que se le encerró a la espera de su ejecución. Para poder terminar la obra de su padre, Sima conmutó la muerte por la castración, humillante y dolorosa, pero al menos podría cumplir su tarea.

Después de 10 años de dedicación y duro trabajo, su trabajo por fin estuvo listo en el año 91 a.C., y abarca más de 2 milenios, comenzando por el “Emperador Amarillo” y terminando en su contemporáneo emperador Wu, sobrepasando el medio millón de palabras. En ella se relatan desde las humildes historias de la gente de a pie hasta las epopeyas de gobernantes y guerreros, además de incluir datos sobre música, astronomía, literatura, economía y ciencia de la época, una auténtica joya y ejemplo para los historiadores posteriores.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario