Las primeras dinastías de China

Dinastia Shang

A orillas del río Amarillo se desarrollaron las primeras comunidades de China, y la clave para su subsistencia era el suministro constante de agua para poder abastecer las necesidades de la agricultura. Durante el segundo milenio a. C, cuando estas comunidades ya dominaban tanto la elaboración del bronce como la escritura, los clanes que controlaban la factura del metal comenzaron a hacerse con el poder de estas comunidades.

Así surgieron los reyes de la Dinastía Shang, quienes establecieron en Anyang (en las proximidades del río Hoang-ho) su capital, y cuyo emplazamiento fue elegido basándose en su valor estratégico. La ciudad de Anyang, dividida en sectores acordes a los diferentes gremios, pronto se convirtió en la más influyente ciudad de la China Central, permitiendo a los Shang gobernar con plena potestad.

La dinastía Shang gobernaba basándose en sólidos principios morales, que incluían un gran respeto tanto por la comunidad como por el propio individuo. El gobernante era a la vez rey y representante de los dioses, estando bajo su mano el destino terrenal de sus súbditos y el equilibrio natural entre las cosas. El monarca también se ocupaba de la celebración de sacrificios, de que el culto se llevase a cabo de forma ejemplar y también de la organización del calendario. La religión se basaba tanto en un respetuoso culto a los ancestros como en la fe en los oráculos y profecías adivinatorias.

Ya llegados al primer milenio antes de Cristo, el poder de China fue ostentado por la Dinastía Chou, quienes llegaron a dominar el país tras una larga serie de batallas y luchas, y terminaron por imponer el sistema feudal. En su sistema de gobierno se concedían tierras y favores mediante el emparentamiento entre familias, y los feudos llegaron a convertirse en pequeños estados autosuficientes. Esto propició que el ejército se convirtiese en la principal herramienta de gobierno del imperio, y debido a la extensión y división de los territorios, la incipiente China resultaba más que complicada de dirigir.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario