La Balada de Mulan

Hua Mulan

La leyenda de Hua Mulan es tan conocida en China como antigua, ya que tiene más de un milenio de existencia, y habla sobre la valentía de una muchacha, así como del amor que profesaba por su anciano padre, al que mediante su sacrificio, mantuvo a salvo de la guerra. La Balada de Mulan es un canto a la lealtad y al amor filial, que ensalza los valores de la humildad y el sacrificio por los seres queridos.

Según la tradición, y aunque no se sabe a ciencia cierta la fecha exacta de su nacimiento, Mulan nació durante el gobierno de la Dinastía Wei, entre los años 386 y 534 a.C. y lo hizo en la ciudad de Qiuhuasong. Cuando ya era una muchacha, se declaró una guerra y ésta llegó a las puertas de la ciudad, por lo que su padre Hua Hu, un anciano reservista y casi sin fuerzas, tomó su espada y se encamina hacia la batalla, pero debido a su deteriorado estado de salud, apenas logra llegar a la puerta.

Es entonces cuando la joven, que permanecía sentada en su telar, contemplando compasivamente a su padre, decide tomar su espada, la cual había aprendido a dominar con destreza, vestir las ropas de soldado y partir hacia la guerra en el lugar de su anciano padre, haciéndose pasar por un hombre. Ignorando los ruegos de su padre, Hua Mulan abandona su hogar a lomos de un caballo y se dirige presta hacia la frontera, dando testimonio con ello de su valor y lealtad.

Cuenta la tradición que era capaz de cabalgar tan rápido que su caballo parecía no tocar el suelo, y que la sutileza de sus movimientos era sólo comparable al fluir de las aguas de un río. Hua Mulan pasa doce años defendiendo la frontera, y gracias a sus méritos y valor en combate, pronto llega a Genera, mientras que todos ignoran el hecho de que se trata de una mujer. A modo de recompensa por sus servicios prestados, le es concedido un lugar importante en el gobierno, oferta que Mulan rechaza, pidiendo en su lugar que se le conceda un camello para volver a su hogar y poder cuidar de sus familiares.

Ante la noticia de su retorno, su hermano prepara un banquete en honor a la valiente joven que ha pasado tantos años defendiendo las fronteras del país, así como la vida de su padre. Cuando Hua Mulan finalmente se despoja de sus vestiduras de soldado y vuelve a sus prendas femeninas, encuentra que sus antiguos compañeros del ejército están realmente confusos acerca de su condición, y bastante sorprendidos también.

La balada de Mulan es un gran ejemplo de cómo las leyendas podían servir para enseñar los valores más importantes, tales como el coraje, el respeto por los mayores y sobre todo, la importancia de hacer lo correcto, cueste lo que cueste.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Leyenda china



Comentarios (1)

  1. angie dice:

    me parese muy buena porque se trata de la valentia que nosostras las mujeres debemos tener

Deja tu comentario