Historia de China, la Dinastía Tang

Dinastia Tang

Durante el periodo comprendido entre el año 618 y el 907, en el que dominó la Dinastía Tang, fue uno de las épocas de mayor esplendor cultural de China. La Dinastía Tang se encargó de hacer un mejor reparto de terrenos entre los campesinos, así como de fomentar y subvencionar las distintas artes y ciencias, además de modificar el código de leyes para favorecer el bienestar del pueblo.

También se propicia la expansión del budismo y llegan nuevas influencias exteriores a través de la Ruta de la Seda. Pero estos tiempos dorados no tardaron en verse empañados por la decadencia, las tramas palaciegas y los abusos de poder.

Básicamente, el periodo de la Dinastía Tang comenzó con un gran esplendor y bonanza, la cual duró desde el año 618 hasta aproximadamente el 741, y en la que estuvieron implicados el emperador Taizong, la emperatriz Wu Zetian y los primeros años de gobierno del emperador Xuanzong. Después llegaría una época de conflictos y luchas por el poder que se prolongaría hasta el año 820, al que sigue la decadencia y la definitiva pérdida del poder de los Tang en el año 907.

Es razonable pensar que las revueltas comandadas por los líderes militares An Lushan y Shi Siming, aunque no terminaron con la corrupción reinante en el gobierno, si que supusieron un debilitamiento del mismo. Las rebeliones se organizaron para frenar las cada vez más frecuentes injusticias y abusos de poder que protagonizaba el emperador, siempre resguardado por el ejército y sus fieles guerreros uygures. Y fueron los continuos levantamientos del pueblo lo que finalmente terminó con la Dinastía Tang, que tan buen trabajo hicieron en un principio y que terminaron siendo expulsados por corruptos.

Hasta la llegada de la siguiente dinastía (la Dinastía Song), las guerras y el caos político se apoderan de China durante medio siglo. A este periodo histórico se lo conoce como las Cinco Dinastía y los Diez Reinos.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia sobre China



Deja tu comentario