Cómo viajar de Beijing a Shangai

Palacio de Verano en Beijing

A la hora de planificar cualquier viaje a la China, hay dos ciudades que no pueden (ni deben) dejarse en tintero bajo ningún concepto: Beijing y Shangai. ¿El motivo? Su inagotable oferta turística, que se concreta en una oferta monumental y de ocio sin parangón.

A su vez, la importancia de las dos urbes más relevantes del gigante asiático no se limita al territorio chino, sino que trasciende sus propias fronteras. Esta circunstancia es especialmente aplicable a Shangai, cuyo papel como capital financiera del continente asiático está fuera de toda duda.  Ahora bien: ¿cómo desplazarse entre ambas metrópolis?

Aunque la distancia entre ambas no es desdeñable (1.463 km), las opciones para desplazarse de Beijing a Shangai hacen que este trámite no sólo sea sencillo, sino también que esté al alcance de cualquier viajero que prefiera moverse por libre en lugar de optar por un tour organizado.

En el caso de la capital del país desde 1272, Beijing, su núcleo urbano se halla situado en el noreste de China, en la intersección de estratégicas rutas de montaña. Visitando sus calles, el visitante tendrá la oportunidad de sumergirse en la historia del antiguo Imperio del Centro y, al mismo tiempo, de conocer en primera persona su tradición arquitectónica.

De hecho, el único cambio urbanístico de cierto peso en siglos ha sido la demolición de sus murallas, que tuvo lugar en 1949 para enlazar el centro histórico con la parte moderna. Hoy, su edificio religioso más emblemático es el Templo del Cielo (lugar en el que los emperadores llevaban a cabo sus ritos), a los que se suman joyas como la fascinante Ciudad Prohibida o el Palacio de Verano (en la imagen) y, en sus inmediaciones, la Gran Muralla y las tumbas Ming y Qing.

En cuanto a Shangai, la ciudad más poblada de China con más de 20 millones de habitantes, ésta se alza cerca del centro de la costa este de China, en la desembocadura del río Yangtzé y las bahías de Hagzhow y Yupan. Principal centro portuario y económico de China, esta sorprendente metrópolis destaca por el magnífico skyline del área de Pudong, cuajada de impresionantes rascacielos, sus generosas muestras de arquitecturas colonial (reflejada en el barrio del Bund), algunos edificios religiosos de interés (como el templo del Buda de Jade) o espacios como los jardines Yuyuan. En el 2010, la Exposición Universal consolidó a Shangai como un referente mundial.

A continuación, se indican las diferentes modalidades para trasladarse de Beijing a Shangai (o a la inversa).

EN AVIÓN

Se trata, sin duda, de la alternativa más rápida, dado que la duración de un vuelo directo entre ambas ciudades se sitúa entre las 2 horas y 10 minutos y las 2 horas y media, aproximadamente. A su vez, la frecuencia de vuelos entre ambas ciudades supera los 60 trayectos en cada uno de sus respectivos aeropuertos: el Aeropuerto Internacional de Beijing y el Aeropuerto Internacional de Pudong Shangai, a 30 km de Shangai.

A su vez, alcanzar la ciudad desde ambos es realmente fácil: en el caso de Beijing, desde el hall 5 se puede tomar el autobús 2 por un precio equivalente a unos 2 euros. Otra alternativa es tomar un taxi, que tarda entre 45 minutos y 1 hora en alcanzar el centro de Beijing, dependiendo del tráfico. El precio de la carrera (que se aconseja pactar de antemano, indicando al conductor que también incluirá el peaje de la autopista) no suele bajar de 10 euros.

Asimismo, desde Shangai, además de decantarse por el taxi o el autobús, se puede tomar el tren de levitación magnética Maglev, que cubre la distancia entre el aeropuerto y la estación de tren de la calle de Longyang en tan sólo 7 minutos y 21 segundos.

Aunque varía mucho dependiendo de la época del año y el momento del día, se pueden encontrar billetes a partir de 100 euros por trayecto. En general, las principales aerolíneas que enlazan Beijing y Shangai son, por orden decreciente de frecuencia, Air China, China Eastern Airlines y Hong Kong Express Airways. Por otro lado, éstas también operan vuelos con escala en los aeropuertos de Hong Kong, Qingdao y Wenzhou.

EN TREN

El tren convencional es una opción menos práctica que la anterior (la duración del trayecto es de 10 a 12 horas), aunque más económica, dado que el precio del billete se sitúa en torno a los 50 euros (sólo ida). No obstante, esta tarifa variará dependiendo de si el viajero prefiere una plaza de butaca, litera dura o litera blanda.

No obstante, la inauguración del tren de alta velocidad entre Beijing y Shangai, que tuvo lugar el pasado mes de junio, ha reducido el tiempo de desplazamiento a la mitad, dejándolo en 5 horas. En este caso, el precio del billete fluctúa entre los 59 euros y los 186 euros, dependiendo de la categoría del vagón.

Uno de los principales inconvenientes del tren es que, si el viaje no se realiza a través de una agencia, los billetes sólo se pueden comprar en cualquiera de las estaciones ferroviarias de China. Sin embargo, es más que probable que el viajero tenga que hacer frente a la negativa inicial del taquillero, ya que los touroperadores locales piden a la compañía nacional de trenes que no vendan directamente billetes a los turistas.

Foto vía: Cèlia Roca

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Beijing, Informacion de China, Shangai



Comentarios (1)

  1. ernesto dice:

    Muy buena información y articulo, sin duda dos lugares que no te puedes perder en china, aquí les dejo esta pagina que también esta muy interesante y habla todo sobre china espero les guste http://bit.ly/eslaredchina

Deja tu comentario