Las islas de Taipa y Coloane: el pulmón de Macao

Capilla de San Francisco Javier

En contra de lo que pudiera parecer a simple vista, la región administrativa especial de Macao (situada en el sur de China) también despliega ante sus visitantes hermosos enclaves naturales, sin renunciar por ello a su inconfundible atmósfera colonial. Si el viajero busca estos reclamos, nada mejor que decantarse por sus dos islas principales: Taipa y Coloane.

Interconectadas entre sí y unidas tierra firme a través de un moderno sistema de puentes, ambas destacan por poseer una completa red de transportes públicos (aunque, eso sí, la vía más cómoda para acceder a la zona es hacerlo en taxi). Asimismo, dan cabida a uno de los espacios más hermosos de Macao, al albergar bellas playas de arena y áreas con un índice de concentración demográfica bastante bajo.

Con una superficie de apenas 8 km cuadrados, Coloane fue durante siglos —desde los tiempos de la dinastía Song (960-1279) y hasta la llegada de los portugueses, acaecida en 1864— un punto clave para la obtención de sal marina, que servía para abastecer a la mayor parte del denominado Imperio del Centro.

Con la llegada de los lusos, no obstante, se convirtió en un importante centro portuario hasta 1910. A partir de la construcción del istmo, concluida en 1969, la población de Coloane experimentó un notable crecimiento.

Hoy, su núcleo habitado se extiente en torno al Largo Presidente António Ramalho Eanes, una pequeña plaza bordeada de residencias en tonos rosados, azules y blancos. Como atracción más destacada, cabe destacar la capilla de San Francisco Javier (de 1928, en la imagen), en la que se conservan unas reliquias del santo muy veneradas por la comunidad católica asiática.

Por su parte, las calles de Taipa —y en el especial la de Supico— aún aglutinan una gran cantidad de edificios coloniales de principios del siglo XX. Entre ellos, destaca la Casa Museo, sita en la avenida da Praia. Abierta al público, ofrece una extensa colección de mobiliario del Novecientos. Asimismo, también resulta recomendable acercarse hasta el Macau Jockey Club, un hipódromo con capacidad para 18.000 espectadores.

Para visitar Taipa y Coloane, se aconseja dedicar un día entero, ya que el paisaje nocturno que ofrecen estas dos islas también merece ser admirado.

Foto vía: Ship of Fools

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Macao



Deja tu comentario