El monasterio de Wenshu

Wenshu

El Monasterio de Wenshu, ubicado en la ciudad de Chengdu, en la provincia de Sichuan, es considerado el templo budista en mejor estado de preservación de la región. En el pasado, se lo conocía como Templo Xixiang, y es un sitio mágico y poblado de mitología, una visita importante en tu viaje a China.

Cuenta la leyenda que Cidu, un monje budista que llegó al monasterio en 1681, construyó una choza muy humilde entre dos árboles e hizo de ella su hogar. Al morir, su cuerpo fue incinerado, y la figura de Wenshu, un dios local, emergió de las llamas. Por ello, se considera que Cidu es la reencarnación de esta deidad, que desde entonces da nombre al monasterio.

La construcción del complejo se inició durante la dinastía de la espiga, que reinó entre los años 618 y 907 de nuestra era. Los tesoros más preciados de este lugar incluyen a más de 500 fragmentos de pinturas y piezas con muestras caligráficas efectuadas por ilustres personajes de la historia china. Muchos de ellos permanecen al resguardo de la luz, pero muchos otros se exhiben en los pasillos del monasterio.

La estatua de Buda tallada en jade es otro elemento sobresaliente que alberga este edificio. Fue traído de Birmania en 1922 por el monje budista Xing Lin. En el interior de Wenshu pueden admirarse además otras 300 estatuas de buda, realizadas con diversos materiales como el hierro, el bronce, la piedra y la madera.

Tanto para turistas como para locales, uno de los atractivos más encantadores del monasterio es su jardín. Se trata de un parque muy amplio, diseñado al mejor estilo oriental, y recorrido por innumerables senderos que conducen entre los coloridos colchones de flores.

Allí, es un clásico instituido disfrutar de una deliciosa taza de té, con toda la ceremonia que esto implica. También es posible presenciar el desempeño de artistas de música popular, que completan el paisaje dándole un ambiente típicamente chino.

Foto Vía: Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Chengdu



Deja tu comentario